Friday, March 13, 2009


Celebrando el Día de la Mujer en el Rancho Casa Azul


El domingo, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, mi casa volvió a abrir sus puertas a los visitantes. Esta vez se trataba de familiares y amigos. La dulce Ani Arenas y el pintor Arturo Cuenca fueron los primeros en llegar. Al rato, Bertha Hernández, la primera esposa de Heberto, y madre de tres de sus hijos, Marìa Padilla (la segunda hija de Heberto) y María Josefina Callejas Cuza (mi hija) hicieron su aparición. La sorpresa fue Oscar Montoto, uno de los mellizos, de los tiempos de la Avenida 31, en La Habana. Ani vino cargada de vinos y quesos, así que lo sumamos al almuerzo que yo había preparado durante toda la mañana. María Padilla y Ani se encargaron de las fotos. Las de Ani son las únicas que tengo esta noche y van como prueba de lo bien que lo pasamos. Fue una tarde memorable, al punto de que fìjense en la foto donde estamos Cuenca y yo frente al laguito, y veràn al fondo uno de los cisnes que conviven en el rancho. También, la cámara de Ani captó a algunos de los animales que habitan este hermoso sitio, entre ellos a Boomer, mi perra husky y a Nala, mi gata blanca persa. Bueno, tengo ocho gatos, y los otros andaban por ahí, felices de disfrutar de la libertad y el paisaje. También abundan los patos, los pavo reales, los pájaros, gansos y varios cocodrilos.
También ha sido Ani la que ha bautizado este sitio, que en lo adelante se llamará Rancho Casa Azul, así que no lo olviden
A la izquierda: María Padilla, Belkis, Arturo Cuenca, Bertha Hernández y María Josefina Callejas Cuza

Add Image Arturo Cuenca y Belkis. Con cisne al fondo


María Padilla, Arturo Cuenca y Ani Arenas

Arturo Cuenca, Belkis y Ani Arenas






De izquierda a derecha: Oscar Montoto, Belkis (con ojos dormidos y boca abierta), Boomer, mi perra, María Padilla, Bertha Hernández, Arturo Cuenca y María Josefina Callejas Cuza

Fotos: Ani Arenas

9 comments:

Zoe said...

Me encantó ese post. Y las fotos, radiantes todos. La idea del rancho es fenomenal. Un beso a todos.

Eufrates del Valle said...

Cuanta gente querida en esas fotos!!!!

Pronto estare por esos lares, querida Belkis, y paseare contigo por ese lago.... Quizas para la segunda semana de abril, espero...

Diana said...

Un paisaje viviente, muy bonito.

Chez Isabella said...

Belkis, gracias por compartir con nosotros esas fotos tomadas en el rancho. Hace unos dias te escribi un largo correo en respuesta al tuyo. Ahi te hablo del sistema de galerias aqui en Montreal, bueno y también de otras muchas cosas.

Aqui estoy publicando con el ID de mi nuevo blog Chez Isabella, pero soy Isbel ALBA. Por fis, si aun no has leido mi mensaje, busca el correo en la carpeta de mensajes no deseados; debe haberte entrado por ahi otra vez.

Un abrazo,

Isbel

chiquitacubana said...

Belkis, Muchas gracias por compartir esas estampas, siempre le habia visto en fotos pequenisimas,donde me daba la impresion de acurrucada y temerosa del fotografo, como una niña , y ahora descubro esa inmensidad calurosa del rancho, un paraiso azul. Ese gato blanco, no sé su nombre, es un poema, y de todas se resiente un esplendor de alma, una calidez extrema.
Me he quedado con su frase "Las mujeres no quieren dejar de ser madres de toda la humanidad", usted como madrecita de ese rancho poblado de poesia lo esta haciendo muy bien. Exquisitos textos.

MUchas gracias por sus palabras sobre el libro poemario-ilustrado de MAya y mio, son una recompensa a la imposibilidad de publicarlo.

UN abrazo.
Margarita

Isis said...

Cuanto me hubiese gustado estar ahi, en ese momento, y en otros mas, y junto a los otros.
Todos mis besos y cariños,
Isis

Chez Isabella said...

Belkis:

Te respondí el segundo mensaje. Ya sabes dónde buscar, ¡jajajaja!!!También te mandé una invitación por Facebook.

Un abrazo,

Isbel

Chez Isabella said...

Belkis, parece que por aquí es por donde mejor recibes. El mensaje te lo mandé dos veces. Al final, lo volví a enviar por Facebook. Un abrazo.

Teresa said...

Bellas fotos! Y que perro tan precioso!