Tuesday, September 23, 2008

Heberto Padilla: Ocho años de su partida

Hoy, 24 de septiembre, se cumplen 8 años de la muerte de Heberto Padilla.

Para recordarlo como se merece, copio aquí el poema ¨Día tras día¨, de su libro El hombre junto al mar, publicado por Seix Barral en 1981.


Un día de playa en el Club Ferretero de Miramar,
cerca de casa: Ernesto (con 3 años), Pablito, el hijo del poeta Pablo Armando Fernández, Heberto y yo. Año 1975.
Día tras día
Cada noche me libras
de la corona turbia
que amenaza las horas de mi felicidad
y llegas en puntillas lentamente
y me arrancas los ojos de humanista
susceptibles al sueño
de modo que la muerte no puede seducirme
Definitivamente soy tu modelo azul
temblando en cualquier agua en que tú me sumerjes
La flor monumental para el salón de té
de las embajadoras que ignoran nuestros nombres


Este es un poema con una anécdota: en 1976, un funcionario cubano del Ministerio de Relaciones Exteriores, tras ver mis pinturas, se llevó un grupo de ellas que yo tenía sin enmarcar, a fin de escoger algunas para su compra. Y antes de marcharse me encargó que pintase una muy especial, grande, para uno de los salones de alguna embajada cubana en el exterior. El funcionario, por lo visto, a quien yo no conocía y no recuerdó cómo se enteró de mis pinturas, ni sé su nombre, de seguro ignoraba entonces que vivíamos en el ostracismo absoluto.

Llena de ilusiones y optimismo, sobre todo porque necesitábamos el dinero, pinté una enorme flor sobre fondo azul --azul colonial, le llamo yo--, al óleo, aprovechando la tela de un antiguo cuadro, y al cabo del mes se lo llevé a su despacho. Recuerdo la expresión compungida de su rostro cuando me dijo: ¨Lo siento, no puedo comprarte nada a ti, ninguna de tus obras. Yo no lo sabía¨, y me devolvió el rollo de cartulinas con las pinturas que tenía para escoger. A esa ¨flor munumental para el salón de té de las embajadoras que ignoran nuestros nombres¨ se está refiriendo Heberto en su poema, y también cuando dice ¨definitivamente soy tu modelo azul¨.

Recuerdo que fue el 8 de marzo de 1976, Día Internacional de la Mujer, y en la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), donde yo trabajaba, se iba a celebrar el habitual almuerzo en homenaje a las mujeres de allí, servidas por los hombres. Todavía con lágrimas en los ojos, Ricardo Barrero, el inolvidable fotógrafo de mi vida habanera --- pues no sé cómo se las arreglaba para estar siempre a mi lado en los momentos inolvidables--, me retrató sentada a aquella mesa, al lado de mi no menos inolvidable y querido amigo, el pintor español/cubano, José Cid.Extrañamente este ejemplar que conservo tiene una larga dedicatoria, la mitad en alemán, dirigida a su amigo, el poeta Hans Magnus Enzensberger, y está fechada en abril 21 de 1981. Definitivamente nunca le envió el libro a Magnus, o quizás le hizo llegar otra copia.
!En paz descanse mi querido Heberto!
--------------------------------------------------------------------------------------

9 comments:

ACRey said...

Es realmente conmovedor, todo.
La anécdota es tan sublime como tan triste. Y a ello, un poema denuncia, reconfortante, seguramente para ti.
Supe de Heberto cuando ya no estaba, o precisamente porque era el momento en que estaba dejando de ser. Gracias, a que andaba yo con escritores por La Habana. Es decir, antes de dejar de ser, ya lo habían desaparecido. Y ha sido y es, una pena muy triste para la verdadera cultura cubana.
Saludos Belkis¡

Diana said...

un abrazo, Belkis.

Belkis Cuza-Malé said...

Gracias amigo Acrey. Sus palabras tambien me conmueven. Este dia de hoy, tan especial en la vida de Heberto y mia, se enlaza con la Virgen de Las Mercedes. Su festividad hoy. Pero esa es otra anecdota.

Y a ti, Diana, pues, mil gracias por compartir siempre y ser amiga.

Bendiciones,
Belkis

Manuel Sosa said...

Hay mucho de Heberto en cada uno de nosotros. Gracias, Belkis.

Belkis Cuza-Malé said...

Si, asi lo siento yo tambien. A veces me descubro incluso hablando como el, y no menciones lo que de Heberto tienen hoy los poetas cubanos..., ese es su legado, el que menos le gustaria, creo.
(uy, no acentos aqui, disculpa)

Gracias a ti, Soza, por visitarme.

Bendiciones,
Belkis

Belkis Cuza-Malé said...

Ay, perdona que escribi Sosa con Z.

TIROFIJO said...

Siempre que leo algo de H.P. siento que resume muchas cosas que pienso. Gracias Sra. B.C.M.

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/mrc-mrc-mrc.html

Isis said...

Querida Belkis,
ocho años ya...Que descanse en paz, el poeta.
No me pasó por alto lo de la Virgen de las Mercedes.
Contigo,
Isis

TIROFIJO said...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/una-carta-pero-no-hay-que-firmar-nada.html